Noticias

DIARIO SUR 9 DE FEBRERO DE 2004. INSPECCIONES SEPRONA
DIARIO SUR. EL RECICLAJE DE GASES
DIARIO SUR. INSPECCIONES SEPRONA 24 JULIO DE 2003
Domingo 13 de noviembre de 2005. Medio Ambiente sanciona
LUNES 3 ABRIL 2006. EL ESTADO DE LOS EMBALSES
MALAGA. 04-04-06. DIARIO SUR. VI ENCUENTRO INTERNACIONAL SOBRE DERECHOS DEL MAR


EL RECICLAJE DE GASES La empresa malagueña Emma es una de las pocas de todo el país que recoge y trata o destruye las sustancias que perjudican a la capa de ozono. Sus cuatro trabajadores tienen un perfil diferente: su amor y respeto al medio ambiente TEXTO: PILAR R. QUIRÓS / FOTOS: CARLOS MORET/ ARCHIVO. SUR / MÁLAGA SU empresa de aire-acondicionado para coches y su inquietud ambiental le hizo ver a Rafael la peligrosidad de los gases que perjudican o agotan la capa de ozono. Sí, esos que provocan que aumente el temido agujero, que no es otra cosa que una especie de bache en el grosor de la capa de ozono, que se produce en determinados momentos. Por eso, Rafael creé hace seis años la Empresa Medioambiental Malagueña (Emma) con el firme propósito de colaborar con el medio ambiente. De aportar su granito de arena. Los gases que trata Emma no están ni mucho menos escondidos ni son cosa de aparatos muy sofisticados. Por el contrario, se encuentran en la rutina diaria de cualquier casa o empresa. Están en los aparatos de refrigeración (congeladores y neveras), aire acondicionado (tanto de empresas como el de los automóviles), bombas de calor y sistemas de protección contra incendios y extintores. Estos aparatos pueden contener hidrofluorocarburos (HFC), un gas que, según la normativa, todavía no tiene límite de uso, es decir su uso es legal; y hidrobromofluorocarburos (HCFC), cuya fabricación tiene como fecha tope este año y las recargas y mantenimiento se autorizan hasta 2010. Ya están retirados del mercado los peligrosos clorofluorocarburos (CFC) y los halones porque su capacidad para mermar la capa de ozono es altísima. Estos gases también están en los botes de aerosoles con los que convivimos día a día: desodorantes, sprays para limpiar las maderas, pinturas, lacas, ambientadores y espuma para el pelo, entre otros usos. Así que el trabajo de Emma, obviamente, tiene mercado. Cualquiera podría decir que montar una empresa supone tener cierto ánimo de lucro. Por supuesto que sí, pero sus continuadas charlas en los colegios (el año pasado visitaron más de 30) y las conferencias didácticas a empresas que lo solicitan, sin ninguna contrapartida a cambio, han dejado muy claro a lo largo de estos seis años que, como gestores de residuos peligrosos autorizados por la Consejería de Medio Ambiente, tienen una concepción 'verde' del trabajo. Es más, se podría decir que sus cuatro trabajadores tienen un perfil diferente: su amor y respeto por el medio ambiente. Pocos adeptos El objetivo inicial de esta empresa ambiental era reciclar o destruir esos gases nocivos en toda Andalucía. Por eso, Rafael García, su gerente, se pertrechó de un buen equipo: 20 técnicos y siete vehículos para recoger todos estos residuos peligrosos. Pero su esperanza se tornó en desilusión cuando se dio cuenta de que, desafortunadamente, y como bien explica, "el 99% de las empresas no cumple con la normativa, vamos que no se preocupa en absoluto de este asunto, algunas por desconocimiento y otras porque no quieren cumplir con su obligación", subraya. Es más, según las últimas inspecciones del Servicio de Protección de la Guardia Civil (Seprona), ni las Administraciones dan ejemplo, ya que este cuerpo ha abierto denuncias a dos ayuntamientos de la provincia. El escaso seguimiento al reglamento europeo en Málaga, y en Andalucía en general, ha tenido sus consecuencias para esta empresa. Con el tiempo, los siete vehículos de Emma y sus 20 empleados se convirtieron en dos vehículos y cuatro trabajadores. Este resultado sólo indicaba una cosa: su preocupación medioambiental no se veía reflejada en el panorama empresarial. No obstante, Rafael, con su enorme vitalidad y el entusiasmo de sus trabajadores no ha cejado en el empeño: ¿Estamos aquí porque algún día todo el mundo reciclará o destruirá estos gases que tanto afectan a la capa de ozono, y para entonces nosotros queremos seguir haciendo esta labor ambiental?. Mientras Rafael cuenta cómo creó su empresa, Antonio Agudo, uno de los técnicos, se encarga de extraer halones de unas grandes esferas de un sistema contra-incendios de un barco. Este es un gas ya retirado del mercado, cuya capacidad para mermar la capa de ozono es altísima. Por eso, y de forma muy cuidadosa, la bióloga Isabel Montero supervisa la operación y realiza todas las fichas y el papeleo que exige la administración. Los halones se extraen para ser destruidos al igual que los CFC (clorofluocarbonados). Como los dos están prohibidos por ley, Emma los envía para ser destruidos a una planta incineradora en Bélgica. Allí, desaparecen, sin dejar rastro, a más de 3.000 grados de temperatura. La vertiente más amable de estos gases son los que se pueden reciclar, que son los HFC y los HCFC. Pese a todo, no hay que olvidar que todos ellos provocan daños de una forma u otra la capa de ozono, por eso hay que evitar que los aparatos que los usan tengan fugas. Y eso sólo se detecta con un mantenimiento adecuado, algo que, a juicio de Rafael, tampoco llevan a cabo muchas empresas. Pero, ?cómo afecta todo esto al hombre? El ozono es un gas que se encuentra en la troposfera (la capa más cercana a la Tierra) y en la estratosfera (20 a 60 kilómetros del globo terráqueo). Y es precisamente en la estratosfera donde el ozono crea una fina capa que tiene como objetivo absorber las radiaciones ultravioleta B (UVB), que son las más dañinas para el hombre. El hecho de que las radiaciones solares lleguen con más intensidad a la Tierra está directamente relacionado con el aumento del cáncer de piel, las cataratas y la deficiencia inmunológica, según asegura el catedrático de Dermatología de la Universidad de Málaga, Enrique Herrera. Además, también se ve afectado el medio ambiente, ya que el aumento de las radiaciones ultravioleta B también generan un drástico aumento de las temperaturas, lo que a su vez provoca el cambio climático, las inundaciones y el deshielo de glaciares. Protectora del planeta Así que la capa de ozono se erige como la gran protectora del planeta. Por eso, y como contrapartida, se deberían reducir de forma drástica las emisiones de estos gases a la atmósfera, y la única forma de hacerlo es contando con el trabajo ambiental de empresas que traten estos residuos peligrosos. El Parlamento europeo lo resume claramente: ¿Es necesario garantizar una protección suficiente a la salud humana y del medio ambiente de los efectos nocivos de dichas emisiones?. Por eso, y para seguir este precepto, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil seguirá inspeccionando a empresas y vertederos. Pero estaría bien que algún día no fuese necesaria esta vigilancia intensiva. Que el comportamiento cotidiano pasase por tratar estos gases. Si la capa de ozono nos protege, ¿por qué no protegerla nosotros a ella?



LAS CLAVES El Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que ha llevado a cabo una campaña en Málaga para ver si se cumple la normativa europea (Reglamento 2037/2000 sobre las sustancias que agotan la capa de ozono), da las siguientes recomendaciones: Todos los establecimientos que tengan equipos de refrigeración, o extintores: Para todos los aparatos que tengan más de 3 kilogramos de gases que agotan la capa de ozono, sus propietarios deben estar dados de alta en Industria como productores de residuos peligrosos. Y además deben tener un gestor autorizador por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta para tratar esos residuos cuando ya han sido utilizados para proceder a su reciclado. Hoteles y restaurantes: Todos los equipos de aire acondicionado o refrigeración deben tener el certificado de la instalación (registro en Industria) y conservación y reparación por un técnico cualificado (autorizado por la Consejería de Industria de la Junta). Aquí el Seprona incide en que el que mantiene las instalaciones del hotel o restaurante debe estar autorizado, si no, el establecimiento será multado. Talleres de reparación de vehículos: Puesto que tratan con los aire acondicionado de los vehículos y, además, retiran los aceites usados de los coches, deben estar dados de alta como productores de residuos peligrosos. Además, deben tener un gestor autorizado para que les retiren estos residuos. También deben tener máquinas de extracción de gases para que no los suelten a la atmósfera. Extintores y empresas de extintores: El Seprona vigila muy de cerca la destrucción de halones (un tipo de gas para extinción de incendios que ya está prohibido, retirado por el reglamento europeo del mercado). Las emisiones merman la capa de ozono P. R. Q./MÁLAGA Los científicos han comprobado que las emisiones continuadas de estos gases (CFC, halones, HCFC, HFC) deterioran considerablemente la capa de ozono. Sin embargo, el último año hubo cierto optimismo en el mundo científico, ya que mientras que en 2003 las mediciones realizadas en la Antártida y en sus proximidades en esas fechas mostraban que la capa de ozono 'había adelgazado' más rápido que en años anteriores, y que el agujero detectado en ella tenía ya una superficie récord superior a los 28 millones de kilómetros cuadrados, en 2005 , sin embargo, no superó los 26,9. " El de este año (2005) fue el tercer mayor agujero de la historia, pero su tamaño empieza a reducirse sin haber llegado al máximo, lo que quiere decir que los pactos mundiales al respecto van dando sus frutos ", según explicó en su día el científico Geir Braathen, del Departamento de Investigación Atmosfórica y Medio Ambiente de la organización internacional. Pero, no se pueden lanzar las campanas al vuelo, ya que Braathen cree que no se podrán extraer conclusiones definitivas hasta que se observe la evolución durante diez años. Sin embargo, las medidas adoptadas a través del Protocolo de Montreal para eliminar sustancias dañinas deberían permitir que la capa de ozono se restableciera completamente en torno a 2050. Pero para ello, obviamente, los países desarrollados deberían reciclar o destruir estos gases contaminantes.



LA CAPA DE OZONO Daños: Desde 1985 se viene percibiendo un gran deterioro en la capa estratosfórica con una disminución del ozono, sobre todo en la Antártida, donde se habla del 'agujero de ozono'. Esta disminución está provocada por el uso de Clorofluocarbonados (CFC) fundamentalmente, así como por otros gases refrigerantes, por eso los especialistas aconsejan tomar mayores precauciones a la hora de exponerse al sol. Gases que provocan el deterioro: Los aires acondicionados y equipos de refrigeración, en general, contienen actualmente hidrofluorocarburos (HFC) -un gas, que según la normativa no tiene límite de uso, es decir cuyo uso es legal- e hidrobromofluorocarburos (HCFC) -cuya fabricación tenía como fecha tope 2005- y las recargas y mantenimiento se autorizan hasta 2010. Están prohibidos los CFC y los halones porque son los más dañinos.



¿Tiene alguna pregunta? Estamos aquí para ayudarle!

Rellene el formulario con su consulta, o contáctenos: telefónicamente o por email.

He leido y acepto las condiciones de Privacidad

Excelente Oportunidad Profesional

¿Está interesado en participar en un proyecto fascinante?

EMMA Andalucía, precisa, debido a su rápida expansión, de colaboradores de todo tipo, con distintas cualificaciones, conocimientos y experiencias.

Escríbanos y recibirá una pronta respuesta
Si desea recibir más información, Haga clic aquí

Copyright © 2018 EMMA Andalucía. All Rights Reserved.
Política de Privacidad